Vamos a relajarnos

Relajación mar isla

¡VAMOS A RELAJARNOS!

Todos sentimos la necesidad de relajarnos en algún momento dado, pero hay personas para las que es imprescindible, como son personas que sufren: Insomnio, ansiedad, depresión, hipertensión, problemas cardiacos, dolores de cabeza, fibromialgia, fatiga crónica, alguna adicción, etc.

No sólo las personas con ciertas enfermedades o problemas son las únicas que necesitan aprender a relajarse, porque no hay tanta diferencia entre unos y otros. Todos en un momento determinado podemos empezar a sufrir cualquier patología por falta de atención a nosotros mismos y sobre todo a nuestra mente, pues el cuerpo y la mente son inseparables, nosotros sentimos la tensión en el cuerpo pero esa tensión comienza en la mente, y al final mente y cuerpo terminan en tensión.

En realidad la relajación sería el imprescindible primer paso, para después reaprender a respirar, meditar y hacer chi kung. Aunque todas estas cosas te pueden ayudar a relajarte, son cosas distintas y cada una cumple su función en el restablecimiento de la salud a nivel físico y mental.

 

Relajación gato hamacaRelajación gatoRelajación piedras espalda

Tenemos que hacer la práctica de relajación con una actitud positiva, vamos a cuidarnos para estar mejor, y si nosotros estamos mejor también lo estarán las personas que nos rodean. Nos permitimos estar bien pero si no es posible nos permitimos también la tensión, tenemos que aprender a no tener que controlarlo todo, pues el malestar que sentimos en el cuerpo lo multiplicamos si lo rechazamos. Todas las sensaciones que hay en el cuerpo están ahí por una causa, no están por casualidad, en realidad es un mecanismo de defensa aunque no lo parezca. Si nos tomamos una pastilla para relajarnos o para el dolor solo estamos tapando la realidad, aunque a veces sea necesario. La relajación quizá no sea lo único que algunas personas necesitan para estar bien, pero seguro que será una gran ayuda.

 

Relajación Playa

Tenemos que ser capaces de relajarnos en cualquier lugar y en cualquier circunstancia, porque la vida quizá no nos ponga lugares y situaciones idílicas cada día. Pero mientras seamos novatos en este arte vamos a buscar lugares tranquilos para hacer nuestra práctica de relajación, un lugar donde haya el menor ruido posible, una luz tenue, podemos poner algún perfume natural suave, procuramos que no haga frío ni demasiado calor y si nos ayuda podemos poner una música tranquila. La música en sí puede ser un método de relajación, pero tenemos que ser muy cuidadosos a la hora de elegirla, porque la música que a unos les relaja a otros les puede evocar sentimientos de tristeza, soledad, angustia, etc. Yo prefiero hacer la relajación sin música. Nos aseguramos de que nadie nos moleste en el periodo de tiempo que vayamos a hacer la práctica. Es importante elegir una ropa cómoda que no nos apriete y a ser posible de algún tejido natural que transpire y permita el intercambio de energía. Y muy importante, nos proponemos dejar fuera de la habitación todos los problemas, asuntos que nos traigamos entre manos y también el pasado. Al entrar en la habitación nos dejamos "la mochila" fuera, y mientras vamos encendiendo el incienso o la vela o lo que sea que preparemos nos terminamos de vaciar de todo.

Relajación VelaRelajación InciensoRelajación Rana

 

Podemos elegir hacer una relajación para continuar con una práctica de respiración, meditación u otra cosa, o podemos hacer una práctica de relajación solamente. En el primer caso estaremos de cinco a diez minutos haciéndola, y en el segundo caso estaremos más tiempo.

Pero si estamos empezando es mejor dedicarle tiempo a la relajación primero y más adelante podemos ir aprendiendo más técnicas que nos ayuden. Si vamos a hacer una relajación al día podemos dedicarle de veinte a treinta minutos. También podemos hacer relajaciones más cortas varias veces al día. Esto depende de la disponibilidad de cada persona. Si se tiene tiempo y se quieren hacer varias prácticas al día más largas mucho mejor.

Relajación SavasanaRelajación Gatos SavasanaRelajación Savasana

Podemos relajarnos en cualquier postura de meditación o en Savasana, es decir, tumbados boca arriba sobre una superficie cómoda, podemos ponernos un cojín en la cabeza y otros en las rodillas para que la espalda descanse en el suelo, en el caso de que estemos en el suelo. La finalidad de la práctica, a no ser que la hagamos por la noche, no es de dormirnos, pero si terminamos dormidos no pasa nada, porque no estamos meditando.

 

Las prácticas que propongo son las siguientes:

Relajación Velas

1. Prestar atención a las tensiones

Esta es la práctica que a mí más me gusta. Se trata de prestar atención a las sensaciones del cuerpo, a los músculos que están en tensión, doloridos o con alguna molestia. Llevamos la atención a esos músculos o a cualquier parte del cuerpo que hayamos elegido e inhalamos, como si quisiéramos que el aire que estamos respirando cargado de oxigeno y chi llegara hasta esa parte del cuerpo y se introdujera allí (no tenemos que visualizar nada, sólo ponemos nuestra intención en llevar el aire) y al exhalar dejamos que se vaya la tensión o la molestia o lo que sea con el aire, mantenemos la atención en la zona que estamos relajando, inhalamos y al exhalar soltamos la tensión, le permitimos que se vaya. Lo repetimos varias veces hasta que la zona esté más relajada, y nos cambiamos a otra parte del cuerpo.

Empezamos por la zona que está más en tensión, vamos de más a menos. Si algún músculo no se relaja, lo dejamos y pasamos a otro, no tenemos que luchar, las luchas se quedan fuera.

Al final nos quedamos unos minutos sintiendo el cuerpo en su totalidad, cuanto más tiempo mejor, los primeros días quizá nos cueste trabajo sentir el cuerpo, pero cuando tengamos más práctica sentiremos el fluir de la energía por el cuerpo, sentiremos la vibración. Esta parte es importante, no nos la podemos saltar, porque la mente aprende su estado natural que es estar bien.

 

Relajación Luz Dorada

2. Llevar luz dorada a la tensión

Esta es parecida a la anterior, pero en este caso visualizamos que con cada inhalación llevamos una luz dorada o amarilla a la zona en tensión o dolorida y al exhalar visualizamos como esa zona se impregna de esa luz. Como en el caso anterior vamos de las zonas de más tensión a menos.

Al final nos quedamos unos minutos visualizando como entra la luz dorada o amarilla por la nariz al inhalar y se expande por todo el cuerpo al exhalar.

 

Relajación Nube Azul

3. Nube azul

Imaginamos que una nube azul clara luminosa y muy vaporosa va introduciéndose por los dedos de los pies, muy despacio vamos visualizando como va entrando por todo el pie penetrando por los músculos, huesos, piel, por todas partes, y cuando llega a los tobillos empieza a subir por las piernas, siempre muy despacio y visualizando la nube como una especie de vapor humeante muy luminoso. Así hacemos que vaya subiendo por todo el cuerpo hasta llegar a la cabeza.

Tratamos de visualizar con el mayor detalle posible, pero sin forzar, si nos cuesta visualizar lo hacemos como podamos, forzar nos tensaría y sería contraproducente.

Para finalizar nos quedamos unos minutos visualizando nuestro cuerpo como una especie de nube vaporosa azul claro muy luminosa, sintiéndonos como si fuéramos una nube.

 

Relajación ChiKung

4. Por último una práctica para hacerla en cualquier momento es hacer unas cuantas respiraciones profundas. Cuando hacemos respiraciones profundas no tenemos que poner el esfuerzo en inhalar sino en exhalar. Exhalamos haciendo un pequeño esfuerzo en vaciar bien los pulmones y luego la inhalación viene sola. Algo que nos puede ayudar es exhalar por la boca mientras que pronunciamos HAAAAA... con la "h" aspirada, a la vez que bajamos las manos desde la cabeza al vientre por delante del cuerpo con las palmas hacia abajo, al inhalar por la nariz volvemos a subir los brazos haciendo un semicírculo a cada lado del cuerpo.

 
 

Relajación BebéRelajación HierbaRelajación Flores

Hay muchas prácticas de relajación pero estas son sencillas y muy eficaces. La luz amarilla o dorada es curativa por lo que se puede utilizar también para cuidar órganos o partes del cuerpo que tengamos más delicados. No nos tiene que preocupar que a veces los pensamientos nos saquen de la concentración de la práctica, cuando nos demos cuenta que nos hemos distraído volvemos por donde nos hayamos quedado o empezamos de nuevo. Procuraremos hacerla con la mayor concentración posible, pero nos salga como nos salga estará bien hecha, porque la habremos hecho lo mejor que sabemos, esta máxima tenemos que aplicarla para todas las prácticas de las que me ocupo en este blog, y para mí creo que deberíamos de aplicárnosla siempre, tendríamos menos estrés.


Valora este artículo
(0 votos)
Dragón Comentarios

¿Qué te ha parecido el artículo?

1 comentario

  • Juana Maria

    Gracias Paqui por las prácticas que nos has enseñado.

    publicado por Juana Maria Martes, 24 Marzo 2015 16:24 Enlace al Comentario

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba

En "El camino del dragón" utilizamos cookies para mejorar la navegación por el blog. Para más información sobre las cookies pulsar en el siguiente enlace Saber más.

Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. Aceptar