Artículos más visitados

  • ¿Quién soy yo?

    ¿Quién soy yo?

    Cualquier persona en algún momento de su vida, se puede preguntar ¿soy yo mi cuerpo?, ¿tiene algún sentido el nacer y el morir?, ¿quién soy yo?

    Leer más

  • Posturas para meditar

    Posturas para meditar

    Para meditar es importante elegir una postura correcta que nos ayude a la concentración y a la relajación del cuerpo y de la mente.

    Leer más

  • La DMT y la Práctica de Zazen

    La DMT y la Práctica de Zazen

    La N,N-dimetiltriptamina (DMT) es una sustancia que se encuentra en la naturaleza: en los seres humanos, animales, vegetales.

    Leer más

  • Respiración y Longevidad. Ejercicios de Respiración

    Respiración y Longevidad. Ejercicios de Respiración

    Existe la creencia, en la filosofía hindú, de que cada hombre nace con un número determinado de respiraciones, y cuando se termina la última muere.

    Leer más

Canto Vajra

Libre y relajado, un canto vajra espontáneo
(por el venerable Lama Guendun Rimpoché)

 

La felicidad no se consigue

con grandes sacrificios, ni por fuerza de voluntad;

ya está presente en la relajación abierta y en el soltar.

No te esfuerces,

nada hay que hacer o deshacer.

Nada de lo que aparece, momentáneamente, en el cuerpo-mente

tiene importancia alguna;

sea lo que fuere, tiene poca realidad.

¿Porqué, pues, identificarse y acto seguido apegarse a ello?

¿Porqué emitir juicios sobre ello o sobre nosotros?

Mucho mejor es dejar, simplemente,

que todo el juego ocurra por sí mismo,

surgiendo y replegándose como las olas,

sin alterar ni manipular nada,

observando cómo todo se desvanece

para aparecer mágicamente, una y otra vez,

eternamente.

Es nuestra búsqueda de felicidad

lo único que nos impide verlo.

Es como perseguir un arco iris de vivos colores

que no alcanzas jamás,

o como un perro que intenta atrapar su propia cola.

Aunque la paz y la felicidad no existan realmente

como cosa tangible o como un lugar,

están siempre disponibles

y te acompañan en todo momento.

No creas en la realidad

de las experiencias, buenas o malas,

pues son tan efímeras como el buen o el mal tiempo,

como arcos iris en el cielo.

Deseando aferrar lo inaprensible

te agotas en vano.

Desde el mismo instante que abres y relajas

ese apretado puño del aferramiento,

ahí está el espacio infinito, abierto, seductor y confortable.

Sírvete de esa espaciosidad,

de esa libertad y tranquilidad naturales.

No busques más.

No te adentres en la enmarañada selva

siguiendo el rastro del gran elefante despierto,

pues ya está en casa, descansando apaciblemente

ante tu propio hogar.

Nada hay que hacer o deshacer,

Nada hay que forzar,

Nada que desear,

Nada falta.

¡Emajó! ¡Qué maravilloso!

Todo ocurre por sí mismo.

Valora este artículo
(0 votos)
Dragón Comentarios

¿Qué te ha parecido el artículo?

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba

En "El camino del dragón" utilizamos cookies para mejorar la navegación por el blog. Para más información sobre las cookies pulsar en el siguiente enlace Saber más.

Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. Aceptar