Miércoles, 10 Junio 2015 11:00

Dharanis y Mantras

Escrito por

Mantras Tibetanos Grabados en Piedras

La palabra Dharani proviene de la raíz sánscrita "dhr", "atrapar" o "transportar". Se le atribuyen poderes mágicos para preservarnos de la influencia de espíritus malignos y para protegernos de calamidades.

Los Dharanis son una especie de discurso ritual muy similar a los Mantras, por lo que en cierto sentido ambos términos pueden ser considerados como sinónimos, aunque usados normalmente en diferentes contextos. Se puede decir que todos los mantras son dharanis pero no necesariamente todos los dharanis son mantras.

 

• La primera aparición de la palabra mantra se encuentra en el Rig-veda, que es el texto más antiguo de la India, de mediados del segundo milenio a. C.

• En el budismo tibetano se considera que cada mantra corresponde a un cierto aspecto de la mente iluminada.

• Aunque al final lleguemos a la conclusión de que siempre hemos estado ahí, necesitamos verlo por nosotros mismos.


 

Mala

Según Yasutani-roshi: "El dharani se ha descrito como una cadena de palabras o nombres más o menos sin significado que tienen el poder mágico de ayudar al que las repite en un momento de necesidad extrema. Los dharanis, como transliteraciones fonéticas de palabras sánscritas, sin duda han perdido mucho de su significado profundo por la inevitable alteración de los sonidos originales. Sin embargo, cualquiera que los ha recitado durante tiempo considerable sabe que su efecto sobre el espíritu no es insignificante. Al cantarse con sinceridad y energía imprimen sobre el corazón-mente los nombres y virtudes de budas y bodhisattvas que enumeran, limpiando los obstáculos para hacer zazen y dando al corazón una actitud de reverencia y devoción. Los dharanis también son una expresión simbólica en forma de sonido y ritmo de la verdad esencial del universo que yace detrás del intelecto discriminativo. Son valiosos igualmente para entrenar la mente, dejar de aferrarse a su modo dualístico de pensar en la medida en que la mente discursiva cese de operar al recitarlos."


El palabra Mantra proviene de "man", "mente", en sanscrito, y el sufijo "tra" que se utiliza para designar las fórmulas en verso y en prosa que se pronuncian durante las ceremonias litúrgicas.

La primera aparición de la palabra mantra se encuentra en el Rig-veda, que es el texto más antiguo de la India, de mediados del segundo milenio a. C. Sin embargo los dharanis no son anteriores al budismo, y se dice que cada dharani contienen la esencia de una enseñanza.

Banderitas de oraciones

También se utiliza mucho el término mantra para designar una palabra o frase que se repite mucho. Incluso hoy día, que surgen tantas escuelas nuevas de pensamiento, nos invitan a que creemos nuestros propios mantras con pensamientos positivos hacia nosotros mismos y hacia los demás, y los repitamos concentrándonos en ellos. Pero los mantras a los que nos estamos refiriendo en este artículo son sonidos de palabras en sanscrito. Todos los mantras son tranliteraciones fonéticas de palabras en sanscrito, aunque se haya perdido un poco el sonido original. Tenemos que tener en cuenta que cada idioma tiene sus sonidos, y parece ser que el sanscrito es muy rico en sonidos diferentes. Todos aprendemos una lengua de pequeños y asimilamos sus sonidos, después cuando queremos aprender otro idioma hay sonidos que no captamos por no tener habituado el oído a dichos sonidos. Muchos de nosotros la mayoría de los mantras los hemos aprendido de los tibetanos que svaha dicen soja, o vajra dicen bensa, y Vajrasattva es Bensasato. Pero como decía Yasutani-roshi un poco más arriba, siguen haciendo su efecto en nuestra mente.

A parte del valor mágico que se le pueda atribuir al mantra, por lo que se coloca en banderitas, en ruedas de oraciones y se escribe en piedras, para mí la importancia principal radica en recitarlos como una práctica de concentración. En vez de contar respiraciones, el mantra añade algo más a la concentración, pero un mantra repetido muchas veces pensando en tus cosas no es una práctica de concentración.

Recitando mantras

El Mala se utiliza para contar los mantras, se sujeta en la mano y con el pulgar vamos pasando las cuentas. Normalmente los malas tienen 108 cuentas, y cada vez que recitas un mantra pasas una cuenta, y cuando das una vuelta entera al mala se cuentan 100 mantras. A veces el guru le dice al discípulo que recite un número determinado de un mantra. Este no suele ser un número pequeño.

Las palabras de los mantras son palabras reales, no son palabras inventadas, por lo tanto tienen un significado, pero la traducción a nuestro idioma no es lo importante. A veces nos empeñamos en saber que significa tal mantra, queremos saber qué es lo que estamos diciendo, pero el valor del mantra está en su sonido, en esa energía, que se lleva repitiendo miles de años más o menos de la misma manera y con la misma intención. Su verdadero significado está más allá de la mente discriminativa. Tampoco se tienen que recitar en voz alta, se suele aconsejar empezar recitando en voz alta para luego seguir recitando mentalmente.

 

Avalokiteshvara Chenrezig Buda de la compasión

En el budismo tibetano se considera que cada mantra corresponde a un cierto aspecto de la mente iluminada. Se recita para identificarse con ese aspecto de la mente iluminada, por ejemplo OM MANI PADME HUM, corresponde con la compasión, con el buda de la compasión, Avalokiteshvara, Chenrezig en tibetano, Kannon en japonés.

 

 

Tara verde la liberadora

OM TARE TUTARE TURE SOHA, es el mantra de Tara Verde, la liberadora, la totalmente realizada, la que concede todos los deseos.

 

 

Buda de la Medicina

TAYATA OM BEKANDZE BEKANDZE MAHA BEKANDZE RADZA SAMUDGATE SOHA, es el mantra del Buda de la Medicina.

 

 

Vajrasatva

El mantra de las cien sílabas es el mantra de Vajrasatva, que nos ayuda a purificar nuestro continuo mental:

OM, BENSA SATO SAMAYA, MANU PALAYA, BENSA SATO DENO PA TISHA, DI DO ME BHAWA, SUTO KAYO ME BHAWA, SUPO KAYO ME BHAWA, ANU RAKTO ME BHAWA, SARWA SIDDHI MEM PRAYATSA SARWA KARMA SU TSA ME TSI TAM SHRI YAM KURU HUM, HA HA HA HA HO, BHAGHAVAN SARVA TATHAGATA BENSA MA ME MUN SHA BEN SHA BHAWA MAHA SAMAYA SATO AH HUM PHET.

 

 

Manjusri buda de la sabiduría

Manjusri es el buda de la sabiduría y su mantra: OM A RA PA TSA NA DHI.

 

 

Padmasambava Guru Rimpoche

El mantra para llamar a Padmasambhava o Guru Rimpoché (Precioso Maestro):

OM AH HUM BENSA GURU PÉMA SIDDHI HUM

 

En el libro Loca Sabiduría, Chögyam Trugpa cuenta una historia interesante:

"En el Tíbet existió un gran siddha (una persona de gran realización que ha logrado ciertos siddhis o poderes) llamado El loco de Tsang. Vivía en Tsang, en el Tíbet oriental, cerca de una montaña llamada Amñe Machen. Allí lo visitó un día mi guru, Jamgön Kongtrül. Eso sucedió unos cinco años antes de que yo conociera a mi guru. Solía contarnos la historia de su encuentro con el loco de Tsang, un campesino común y corriente que había logrado la esencia de la loca sabiduría. Dicen que tenía un tesoro, sacos y sacos llenos de objetos preciosos. Pero resultó que los sacos sólo contenían pedazos de madera y rocas. Mi guru nos dijo que le preguntó al loco de Tsang: ¿qué debe uno hacer para unirse a Padmasambhava?

El loco le contestó: cuando yo era un joven estudiante y un budista muy devoto y creyente, quería que mi cuerpo se fundiera con el cuerpo de Padmasambhava. Hice innumerables recitaciones, miles y millones de mantras e invocaciones. Casi morí de tanto gritar los mantras. Incluso llegue a pensar que respirar durante las recitaciones era perder el tiempo. Invocaba a Padmasambhava una y otra vez, tratando de que mi cuerpo se hiciera uno con el suyo. Hasta que un día, de repente, me di cuenta que yo soy Padmasambhava, de que mi cuerpo es él. Me podría desgañitar invocándolo, pero no sacaría nada. Así que decidí dejar de invocarle. Entonces descubrí que Padmasambhava me estaba invocando a mí. Traté de hacerle callar, pero no pude; Padmasambhava clamaba por mí, no dejaba de llamarme.

PREGUNTA: No estoy seguro de haber entendido bien. Ese tipo de práctica devocional, ¿es una simple pérdida de tiempo o tiene algún valor?

Respuesta: Bueno, ambas cosas vienen a ser lo mismo, en cierto modo. Para que el tiempo adquiera valor, primero hay que perder el tiempo y eso contribuye a que uno lo valore.

P: ¿Así que estaba perdiendo el tiempo?

R: Pero le sirvió para entender algo. Terminó por darse cuenta de que perdía el tiempo, gracias a que perdió el tiempo.

P: ¿Eso es todo?

R: Sí

P: A mí no me suena en absoluto como una pérdida de tiempo.

R: Depende de usted. Eso es lo que estoy diciendo."

 


 

Flor de loto

Chögyam Trungpa tiene la facultad de desconcertarnos, y eso está bien. Pero seguro que habéis entendido la historia. Si repitiéramos un mantra como lo hacía el loco de Tsang, sin darle tregua a la mente, que hasta el respirar entre mantra y mantra le parecía una pérdida de tiempo, sin darle tregua a la mente discursiva, terminaríamos dándonos cuenta que es Padmasambhava o Tara o Manjusri, el que nos está llamando a nosotros. Porque aunque cada buda represente una cualidad de la mente iluminada, a la vez cada buda tiene todas las cualidades, así que no tenemos que practicar todos los mantras sino que podemos elegir el mantra o la deidad que más nos motive.

Con cualquier práctica de meditación que usemos: Al final llegaremos a lo que ya somos, Seres Iluminados, pero no nos sirve que otros se hayan dado cuenta de eso y nos lo digan, solo nos sirve cuando nosotros nos demos cuenta. Aunque al final lleguemos a la conclusión de que siempre hemos estado ahí, necesitamos verlo por nosotros mismos. Algo así como despertarnos de un sueño, para algunos una pesadilla. Así perdiendo el tiempo lo ganas.


 

Mala mantras

En el sutra Ryogon (Surangama) se habla de la parábola de Enyadatta: Enyadatta era una bellísima doncella que gozaba de verse en el espejo cada mañana. Un día, al mirarse en el espejo no vio reflejada su cabeza. Se asustó y empezó a correr exigiendo saber dónde estaba su cabeza. Llorando preguntaba "¿dónde está mi cabeza?" Aunque todos decían: "No seas tonta, tu cabeza está sobre tus hombros, en donde debe estar", ella no lo creía. "¡No está! ¡Alguien debió habérsela llevado!", y seguía con su frenética búsqueda. Después de un rato, sus amigas, creyéndola loca, la arrastraron hasta su casa y la ataron a una columna para que no se hiciera daño.

Lentamente, sus amigas la convencieron de que siempre había tenido cabeza y poco a poco lo fue creyendo. Su mente subconsciente empezó a aceptar el hecho de que tal vez estaba engañada al pensar que había perdido la cabeza.

De pronto una de sus amigas le dio un terrible golpe en la cabeza y Enyadatta gritó dolorida y sorprendida "¡Ay!" "¡Esta es tu cabeza, ahí está!", le dijo su amiga. Enyadatta se dio cuenta de que había estado engañada al pensar que había perdido su cabeza cuando en realidad siempre la había tenido. Y entonces se puso muy contenta.

 

DHARANI


Great Compassionate Heart Dharani - 5 Repetitions


MANTRAS TIBETANOS


Guru Rinpoche


Avalokiteshvara, Chenrezig


Tara Verde


Vajrasattva


MANTRAS HINDUISTAS


Deva Premal - Gayatri Mantra


Krishna Das - Three Rivers Hare


MUL MANTRA - Snatam Kaur - SOMOS UNO...WE ARE ONE


BIBLIOGRAFIA:

LOS TRES PILARES DEL ZEN. Roshi Philip Kapleau

LOCA SABIDURÍA. Chögyam Trungpa

http://es.wikipedia.org/wiki/Dh%C3%A2ranis

http://es.wikipedia.org/wiki/Mantra

Vídeos e imágenes de internet


Visto 1192 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Autora

  • Monitora de Chi Kung para la salud.…

Buscar en el blog

Artículos

Suscribirse

Introduce tu dirección de correo para recibir los últimos artículos publicados:

 

Síguenos


Dragon comentarios bienvenida


En "El camino del dragón" utilizamos cookies para mejorar la navegación por el blog. Para más información sobre las cookies pulsar en el siguiente enlace Saber más.

Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. Aceptar