Artículos más visitados

  • ¿Quién soy yo?

    ¿Quién soy yo?

    Cualquier persona en algún momento de su vida, se puede preguntar ¿soy yo mi cuerpo?, ¿tiene algún sentido el nacer y el morir?, ¿quién soy yo?

    Leer más

  • Posturas para meditar

    Posturas para meditar

    Para meditar es importante elegir una postura correcta que nos ayude a la concentración y a la relajación del cuerpo y de la mente.

    Leer más

  • La DMT y la Práctica de Zazen

    La DMT y la Práctica de Zazen

    La N,N-dimetiltriptamina (DMT) es una sustancia que se encuentra en la naturaleza: en los seres humanos, animales, vegetales.

    Leer más

  • Respiración y Longevidad. Ejercicios de Respiración

    Respiración y Longevidad. Ejercicios de Respiración

    Existe la creencia, en la filosofía hindú, de que cada hombre nace con un número determinado de respiraciones, y cuando se termina la última muere.

    Leer más

Metta Bhavana

Buda

Metta Bhavana es una práctica de meditación basada en el Amor hacia nosotros mismos y hacia los demás. Es importante este orden porque si no nos queremos a nosotros mismos estaremos incapacitados para poder querer a los demás.

¿Qué significa querernos a nosotros mismos? Hay quien piensa que es darse caprichos o ponerse uno mismo en primer lugar. Pero en realidad es algo más profundo, uno no quiere más a su hijo porque le dé todos los caprichos y lo consienta siempre. Querernos es perdonarnos por los errores que cometemos, es cuidarnos, es no enfadarnos con nosotros mismos porque no cumplimos con las expectativas irreales que nos hemos marcado, querernos es felicitarnos cuando conseguimos alguna meta, que a veces pueden ser pequeñas cosas.

 

• A veces cuando sentimos que no progresamos el problema está ahí, en que no nos aceptamos, no nos queremos a nosotros mismos.

• Metta es el principio subyacente de todos los pensamientos, palabras y acciones sanas.

• El primer estadio es amarte a ti mismo, ser tu mejor amigo.


 

Teresa de Calcuta

Cuando nos ocupamos de cosas espirituales o queremos progresar como seres humanos, y comenzamos a meditar, a veces perdemos un poco la perspectiva de lo que somos y, mentalmente, nos situamos en lo que nosotros entendemos que es la meta. A partir de ahí nos creemos que tenemos que ser mejores, no nos consentimos los errores y empezamos a ser como actores interpretando un papel. Pero esto no funciona así.

Si nos enfadamos con nosotros mismos porque nos hemos enfadado, lo único que conseguimos es multiplicar nuestro enfado. Si rechazamos cualquier emoción aflictiva que tengamos la estamos multiplicando. De esta manera queriendo ser mejores estamos cada vez peor. Por eso lo primero que tenemos que hacer es aceptarnos como somos, y la meditación irá quitándole entidad a las cosas. Es la meditación la que va cambiando nuestra mente y no el deseo que nosotros tengamos por ser de una determinada manera.

A veces cuando sentimos que no progresamos el problema está ahí, en que no nos aceptamos, no nos queremos a nosotros mismos, nos gustaría ser diferentes. Si eso lo hacemos con nosotros mismos como vamos a ser capaces de comprender a los demás, de sentir empatía por ellos, de aceptarlos, y mucho menos de quererlos.

Metta Amistad

Más adelante empezamos a ver lo importante que son para nosotros las personas que nos son más cercanas, como nuestros padres, nuestros hijos, nuestra pareja, nuestros maestros, nuestros amigos. Todos ellos son capaces de hacer cualquier cosa por nosotros sin esperar nada a cambio, y a veces pueden ser un buen apoyo en momentos difíciles.

Así vamos ampliando el abanico hasta llegar a las personas que no conocemos, parece más difícil que se pueda amar a personas que no conoces de nada, pero esta comprensión tiene que llegar. Algunas personas que han sufrido una enfermedad muy grave, han tenido que dejar que personas conocidas y sobre todo desconocidas se ocupen de ellas, en esos momentos pierdes el control de tu vida y son otros los que se ocupan de ti, es como si el universo se volviera hacia ti y te cuidara. Ahí de golpe te viene la comprensión de que dependes totalmente de los demás para todo, de que no eres un ser aislado, independiente, sino que desde siempre has dependido de los demás, y desarrollas esa empatía de golpe. Pero lo normal es ir desarrollándola poco a poco.

Monje Theravada

No sólo tenemos que desarrollar el amor hacia todos los seres humanos, sino también hacia todos los demás seres y el planeta entero.

Según vamos abriendo el abanico de los seres que amamos nos damos cuenta que sufrimos más, o mejor dicho hemos dejado de ser el centro de nuestras preocupaciones y ahora hay muchas cosas por las que nos preocupamos y que nos hacen sufrir, hemos salido del cascarón del ego y vemos el sufrimiento del mundo. Este es un paso imprescindible para ir hacia el no sufrimiento, si no sería como querer aprender a nadar sin mojarse.


Hay dos Maestros que a mí me gusta como explican esta práctica y es lo que pongo a continuación:

Heropa Gunaratana Nayaka Thera

Enseñanzas de Heropa Gunaratana Nayaka Thera

Metta o amor–amistad (también traducido como amor-bondad) es una fuerza muy poderosa. Es la fuerza más poderosa en el mundo. Todos nacemos con amor-amistad. Todos tenemos la capacidad de generar amor-amistad. El amor-amistad es el verdadero mensaje del Buda, se puede ver por doquier en sus enseñanzas.

El amor-amistad puede florecer sólo en una mente pacífica. Cuando la tierra es muy compacta y seca, sin humedad, no hay semilla que crezca. Sólo cuando la tierra es rica y húmeda podrán tomar raíz y madurar las semillas. Y sólo en una mente calmada, en una mente libre de aversión, deseo y envidia, podrán desarrollarse las semillas del amor–amistad. Debemos cultivar estas semillas y ayudar a que germinen, tanto en nosotros como en los demás.

Metta o amor-amistad es uno de los estados sublimes (brahma-vihara) definidos por el Buda. Los otros son compasión (karuna), alegría altruista (mudita), y ecuanimidad (upekkha). Debido a su suave y ligera cualidad estas palabras en pali son todas del genero femenino. Los cuatro estados, amor-amistad, compasión, goce altruista y ecuanimidad se encuentran interrelacionados. No podemos desarrollar uno sin los otros.

La palabra metta proviene del vocablo pali mitta (o mitra en sánscrito) y significa amigo. La palabra sánscrita mitra también se refiere al sol que controla nuestro sistema solar y que hace posible toda la vida. Así como los rayos del sol proveen energía para todos los seres vivientes, el calor y radiación de metta fluye en el corazón de todos los seres vivientes.

La práctica de metta puede cambiar nuestros patrones de pensamiento negativo y reforzar aquellos que son positivos. Cuando practiquemos la meditación en metta, nuestras mentes se llenarán de paz y felicidad, conduciéndonos a la relajación. De esa forma lograremos la concentración. Cuando nuestra mente se torna calmada y pacífica, nuestra aversión, odio y resentimiento se desvanecen. Pero el amor-amistad no se limita a nuestros pensamientos. Debemos manifestarlo en nuestras palabras y nuestras acciones. No es posible cultivar metta en forma aislada.

¿Acaso es posible cambiar a otra persona mediante el envío de pensamientos de amor-amistad? ¿Acaso es posible cambiar al mundo mediante la práctica del amor-amistad? Mucha gente me hace estas preguntas. No es como si fuese una fórmula o canto mágico. Desde luego que cuando enviamos metta a gente que se encuentra lejos o a gente que ni siquiera conocemos, no es posible saber el efecto. Sin embargo, podemos notar el efecto que la práctica de metta tiene en nuestra propia paz mental. Lo que es importante es la sinceridad de nuestro propio deseo de que los demás sean felices. Cuando enviamos metta a otra persona que se encuentra cara a cara con nosotros, el efecto es inmediato. La única forma de averiguar esto es intentándolo nosotros mismos.

Metta no es algo que hacemos sentados en un cojín de meditación en algún lugar, pensando y pensando y pensando. Deje que la energía radiante de metta surja en cada encuentro con los demás. Metta es el principio subyacente de todos los pensamientos, palabras y acciones sanas. Con metta reconocemos más claramente las necesidades de otros, y así somos capaces de ayudarlos con mayor facilidad. Con pensamientos de metta, apreciamos calurosamente el éxito de otros en armonía. Metta nos protege contra el sufrimiento causado por la cólera y los celos. Cuando cultivamos nuestro amor-amistad, nuestra compasión, nuestra alegría en solidaridad hacia otros y nuestra ecuanimidad, no solamente hacemos la vida más agradable para aquellos a nuestro alrededor, sino que tornamos en paz y felicidad nuestras propias vidas. La energía de metta, como la radiación del sol, es de abundancia desmesurada.

El amor-amistad va más allá de todos los límites de la religión, de la cultura, de la geografía, del idioma, y de la nacionalidad. Es una ley universal y antigua que nos ata a todos sin importar la forma física que tomemos. El amor-amistad se debe practicar incondicionalmente . El dolor de mis enemigos es mi dolor, su cólera es mi cólera, su amor-amistad es mi amor-amistad. Si él es feliz, yo soy feliz. Si él es pacífico, yo soy pacífico. Si él es sano , yo soy sano. Así como todos nosotros compartimos el sufrimiento sin importar nuestras diferencias, debemos también compartir el amor-amistad con cada persona y en todas partes. Ninguna nación puede mantenerse por sí sola sin la ayuda y apoyo de otras naciones, ninguna persona puede existir en forma aislada. Para sobrevivir, necesitamos de otros seres vivos, seres que están destinados a ser diferentes de nosotros. Esa es simplemente la manera en que son las cosas. Debido a las diferencias que tenemos, la práctica de amor-amistad es absolutamente necesaria, es el denominador común que nos une a todos. El poder del amor-amistad pone de relieve todo en nuestras vidas. No podemos practicar atención plena sin metta, no podemos practicar metta sin atención plena. Estos dos van siempre juntos en común acuerdo.

Párrafos entresacados del capítulo 17 (El poder del amor-amistad) del libro El cultivo de la atención plena de Henepola Gunaratana Nayaka Thera. Ediciones Bodhi. Publicado en 2003

 


Dipa Ma

Enseñanzas de Dipa Ma

¿Cómo puedo practicar metta?

 

Lo que sigue es una síntesis de las instrucciones de Dipa Ma, extraídas de las grabaciones de sus enseñanzas, y los recuerdos de Michelle Levey, que ha practicado durante veinte años la meditación del amor compasivo que aprendió de Dipa Ma. Quizás elijas dedicar una sesión de meditación por entero al amor compasivo, o quizás decidas comenzar o terminar la sesión con él. Más adelante se deben combinar los cinco estadios en una misma sesión, pero al principio es mejor centrarse sólo en uno.

 

 

Primer estadio

El primer estadio es amarte a ti mismo, ser tu mejor amigo. Comenzar por impregnarte de amor compasivo. Puedes usar las siguientes palabras y las siguientes imágenes mentales como guía para generarte y dirigirte los sentimientos de amor compasivo.

Que me vea libre de mis enemigos.

Que me vea libre de peligros.

Que me vea libre de la ansiedad de la mente.

Que viva con el cuerpo sano y la mente feliz.

"Enemigos" se refiere no sólo a los enemigos externos sino al propio enemigo interno.

Los enemigos pueden existir donde habitan nuestros sentimientos, ya sea en un mínimo enfado, o en la terrible expresión del odio y de los malos deseos hacia uno mismo o hacia los demás.

Al pronunciar estas frases en silencio, imagínate a ti mismo en una posición firme y clara. Si puedes visualizarte a ti mismo, intenta recordar cómo te ves en el espejo. Si te resulta difícil, intenta mirarte realmente en el espejo o bien utiliza una foto reciente hasta que puedas verte con claridad con el ojo de tu mente.

Repite las frases en orden. Si tu mente vacila y olvidas en que frase estás, comienza de nuevo, "que me vea libre de mis enemigos". Repitiendo las frases una y otra vez con la mente, tu concentración será cada vez más profunda.

Es importante abandonarte al significado y al sentimiento que hay detrás de las palabras, deja que las palabras te guíen, mantengan tu constancia y sirvan de ancla para la práctica. Los sentimientos positivos hacia ti, guárdalos en tu corazón y en la mente, junto con la imagen mental y continúa repitiendo las frases en silencio durante todo el tiempo que dure la sesión.

Cuando se hace con profundidad, cuando sientes que verdaderamente te amas, cuando puedes mantener la imagen de ti mismo firme y con claridad, entonces si quieres puedes pasar al siguiente estadio, mandar el amor compasivo a un amigo.

 

Segundo estadio

Usando las mismas frases que antes, dirige el amor compasivo hacia un buen amigo o maestro que haya sido amable contigo. Igual que hacías cuando mandabas amor compasivo hacia ti mismo, ahora céntrate en la imagen de este amigo con firmeza y claridad, y dirígele amor compasivo.

Que te veas libre de tus enemigos.

Que te veas libre de peligros.

Que te veas libre de la ansiedad de la mente.

Que vivas con un cuerpo sano y una mente feliz.

Cuando creas que amas a tu amigo como a ti mismo, o cuando creas que puedes mantener la imagen de tu amigo con claridad y firmeza mientras repites las frases, entonces, si lo deseas, puedes pasar al siguiente estadio.

 

Tercer estadio

La siguiente categoría de seres a los que puedes mandar amor compasivo son los llamados "sufridores", cualquier ser o grupo de seres que sufran. Así como antes sostenías una imagen concreta, ahora comienza a ampliar el foco para abarcar un abanico más amplio de seres. Comienza por sostener en la mente un grupo completo de seres que están sufriendo, dirígeles tu amor compasivo de la misma forma que lo hiciste para ti y para tu amigo.

Que vosotros os veáis libres del sufrimiento.

Que vosotros os veáis libres de los peligros.

Que vosotros os veáis libres de la ansiedad de la mente.

Que vosotros viváis con un cuerpo sano y una mente feliz.

Si espontáneamente surgen imágenes de otros grupos de personas que sufren, como gente en hospitales o guerras, entonces está bien dirigir tu amor compasivo hacia ellos, meditando de una forma dinámica con las distintas imágenes que aparezcan. Continúa recitando las frases a la vez que, poco a poco te centras cada vez más en el sentimiento de amor compasivo que hay detrás de cada palabra.

Fíjate como el amarte verdaderamente y profundamente a ti mismo, es la base y el aliento para amar a los demás. Si te amas a ti mismo puedes amar a un amigo igual que a ti mismo. Entonces puedes amar a los que sufren como a un amigo y por lo tanto como a ti mismo.

 

Cuarto estadio

En el cuarto estadio, el amor compasivo se entremezcla con la ecuanimidad. La práctica consiste en mantener en tu mente un sentimiento universal hacia todos los seres vivos y mandarles metta a todos de forma ecuánime: amigos, gente que sufre, gente hacia la que tienes un sentimiento neutral, aquellos con los que tienes dificultades; a todos los seres vivos.

Que todos los seres se vean libres de sus enemigos.

Que todos los seres se vean libre de peligros.

Que todos los seres se vean libres de la ansiedad de la mente.

Que todos los seres vivan con un cuerpo sano y una mente feliz.

Al hacer esto, deja que tu mente se transforme en amor compasivo. Principalmente céntrate en el sentimiento de amor compasivo: las palabras y las frases que hemos usado hasta este punto te ayudan a mantener este sentimiento. Deja que tu mente se transforme en amor compasivo, y descansa en ello con ecuanimidad, sin influir en su dirección.

 

Quinto estadio

El estadio que culmina la meditación metta es combinar los diferentes estadios y centrarte por un espacio de tiempo en cada uno de los estadios, durante una única sesión de meditación. Si practicas de este modo, la meditación se transforma en una sinfonía de amor compasivo en la que comienzas por ti mismo y te vas abriendo y abriendo hasta que finalmente descansas en la ecuanimidad.

Páginas de la 145 – 149 del libro Vida y enseñanzas de Dipa Ma "una vía hacia el amor compasivo", de Amy Schmidt. Ediciones La Llave, publicado en 2005.

 


Gaia

 


Valora este artículo
(0 votos)
Dragón Comentarios

¿Qué te ha parecido el artículo?

1 comentario

  • Juana Maria

    Preciosa enseñanza de amor.Gracias Paqui.

    publicado por Juana Maria Miércoles, 08 Julio 2015 18:12 Enlace al Comentario

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba

En "El camino del dragón" utilizamos cookies para mejorar la navegación por el blog. Para más información sobre las cookies pulsar en el siguiente enlace Saber más.

Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. Aceptar