Miércoles, 22 Julio 2015 12:55

Zhan Zhuang. Ejercicios estáticos

Escrito por

(2ª parte de: El hombre entre el Cielo y la Tierra. 1ª parte)

Maestro Lam Kam Chuen

Zhan Zhuang significa "estar quieto como un árbol". Estos ejercicios de chi kung están a medio camino entre la meditación y el ejercicio físico, aunque sería más correcto decir que es un ejercicio de meditación y un ejercicio físico. Son ejercicios en los que permaneces de pie sin moverte. A primera vista puede parecer que no estás haciendo nada, pero al contrario que los ejercicios en movimiento que consumen energía, este sistema la genera. Si adoptas la posición adecuada es uno de los más potentes ejercicios que puedas hacer, poniendo en movimiento el adecuado Camino de la Energía.

 

• De repente se dio cuenta de que tenía un poder en su interior que nunca había utilizado.

• La energía del cuerpo va desbloqueándose, encontrando su camino por los canales adecuados que nosotros conocemos como meridianos.

• Poner atención a las sensaciones es más curativo física y mentalmente.


 
Maestro Yu Yong Nian
Maestro Wang Xiang Zhai

Según cuenta el Maestro Lam Kam Chuen, en su libro "CHI KUNG el camino de la energía. El arte chino de la fuerza interna":

 

Mi maestro, el profesor Yu Yong Nian, estudió odontología en Japón. Cuando volvió a China después de sus estudios, estaba agotado y lejos de su condición física ideal. Sus amigos le dijeron: haz algún tipo de ejercicio como Tai Chi Chuan. Pero el Tai Chi le dejaba sin aliento. Pensó: si estoy tan falto de energía, ¿cómo podré aguantar la larga jornada laboral como dentista?

 

Alguien le dijo que se había desarrollado un nuevo sistema de entrenamiento de la energía: el Zhan Zhuang. Yu Yong Nian estaba dispuesto a intentarlo todo y fue a ver al Maestro Wang Xiang Zhai, que enseñaba en un parque de Pekín. Como a todos los principiantes se le ordenó que estuviera inmóvil en pie, como un árbol. Estuvo allí en pie absolutamente inmóvil, pero en todas partes a su alrededor veía a los alumnos más antiguos practicando movimientos vigorosos de lucha. Pensó para sí mismo: ¿por qué me tratan tan mal? ¿Por qué me hacen estar de pie de esta forma? ¿Cree acaso el maestro que soy perezoso?


 

Estaba tan convencido de que se le negaba el aprendizaje que él buscaba, que ofreció su amistad al hijo del Maestro con la esperanza de descubrir qué pasaba. Finalmente le preguntó: "¿Qué te enseña tu padre?", pensando que descubriría los más recónditos secretos del arte. "Oh", respondió el hijo del Maestro Wang, "me enseña a estar de pie como un árbol." Sorprendido , Yu le preguntó: "¿Te dice por qué debes hacerlo?" "Ah, no", respondió inmediatamente, "sólo me dice que esté de pie de esta forma todos los días, y que si no lo hago me pega".

Después de volver a intentar este extraño ejercicio, Yu lo dejó y volvió a su trabajo. Pero pronto notó que disminuía su energía. Volvió la vista atrás a los meses en que había estado en pie como un árbol en el parque, y se dio cuenta de lo mucho más en forma que se sentía entonces. Por tanto volvió con el Maestro Wang.

Un día, tres años después, el Maestro Wang le dijo que combatiera con uno de sus alumnos, un labriego que llevaba años practicando las artes marciales. Al joven Yu, le cogió por sorpresa. No tenía ninguna experiencia en este tipo de combates. Pero el Maestro Wang insistió. Los dos empezaron a agarrarse entre sí, y para mayor sorpresa de Yu, descubrió que podía controlar y superar fácilmente a su experto contrincante. De repente se dio cuenta de que tenía un poder en su interior que nunca había utilizado.

A partir de ese momento su aprendizaje se profundizó, y finalmente alcanzó la posición de honor de trabajar en estrecha relación con el Maestro Wang para desarrollar el sistema Zhan Zhuang y su uso en el campo de la salud.

Tras la muerte del Maestro Wang, Yu continuó con su trabajo y sus estudios, y actualmente, a sus setenta años, (este libro es de principios de los 90) todavía enseña en el parque de Pekín. En 1989 publicó su cuarto libro sobre Zhan Zhuang, un pequeño manual de instrucciones con los resultados de sus investigaciones (en chino). Se agotaron todos los ejemplares en una semana.

Con estos ejercicios trabajas con los músculos y también con la mente. La energía del cuerpo va desbloqueándose, encontrando su camino por los canales adecuados que nosotros conocemos como meridianos. Hay que aprender a relajar el cuerpo a la vez que nos vamos acomodando a la posición. Se recomienda empezar haciendo el ejercicio cinco minutos al día. Después de tres semanas vamos progresivamente aumentando hasta diez minutos. Después de tres semanas, o el tiempo que necesites para estar cómodo durante diez minutos en la posición que estés haciendo, vas subiendo hasta 15 minutos. De la misma forma después subes hasta 20 minutos. No intentes ir demasiado rápido.

Cuando pases al segundo o tercer ejercicio, haz primero cinco minutos en la primera posición, luego empieza como se ha explicado más arriba, primero con cinco minutos, etc. Puedes hacer de veinte a treinta minutos en total o si quieres puedes hacer más tiempo, no más de una hora. Pero veinte minutos está bien.

Se recomienda profundizar primero en el entrenamiento Zhan Zhuang unos meses y después añadir un tipo de Chi Kung como puede ser el Ba Duan Jin. También es conveniente hacer algunos ejercicios de calentamiento antes de empezar cualquier tipo de chi kung, incluso los ejercicios estáticos. En estos ejercicios de calentamiento lo más importante es desbloquear las articulaciones, sobre todo el cuello, las muñecas, las rodillas y los tobillos. También es conveniente hacer los ejercicios a ser posible con el estómago vacío, o por lo menos que haga más de una hora que hemos comido. Las mejores horas son al amanecer y al atardecer. Pero esto no nos puede limitar, si tenemos otro horario nos adaptamos y lo hacemos cuando podamos.

Wu Chi
Abrazar el Árbol
Sujetarse la Barriga
Mente Mono

Ahora vamos a ver cuales son las tres primeras posiciones de este método:

1. Wu Chi: Este ejercicio está explicado en el artículo "El Hombre entre el cielo y la Tierra".

2. Abrazar el árbol o Sujetar el balón:

Partiendo de la posición Wu Chi, sube tus brazos como si estuvieras abrazando un árbol o sujetaras un balón de playa contra tu pecho. Tus manos no se tocan, y los dedos están abiertos, unos enfrente de los otros. Muy importante los hombros no se suben. Es conveniente que alguien corrija tu postura o por lo menos puedas verte en un espejo para corregirte tú mismo.

3. Sujetarse la barriga:

Ahora bajamos las manos de como las teníamos en la segunda posición, a como si nos estuviéramos sujetando una barriga muy gorda, con los dedos abiertos y las manos separadas.

Estos tres primeros ejercicios no tienen contraindicaciones, sobre todo si los vas haciendo poco a poco. Lo único a tener en cuenta es que como aumentan el riego sanguíneo, hay que tener cuidado si se está en situación de poder padecer alguna hemorragia, como las mujeres cuando estén con la regla.

Permanecer quietos no significa que no estemos haciendo nada. Hay que tener en cuenta que estos ejercicios el esfuerzo es sobre todo mental, pues a la mente como a un mono le gusta estar saltando de una cosa a otra continuamente, entonces mantenernos quietos y no dejarnos llevar por los pensamientos, puede resultar agotador.

Lo primero que tenemos que hacer, una vez que nos hemos asegurado de haber adoptado la postura correcta, es practicar una respiración abdominal profunda durante el ejercicio.

En segundo lugar deja pasar los pensamientos, no te vayas detrás de ninguno pero tampoco luches contra ellos ni trates de no pensar, esa sería una guerra perdida. Igualmente deja que pase cualquier otra cosa, como un sonido, una emoción, etc. Deja que todo pase, fluye en el momento presente sin quedarte con nada. No te preocupes y no pienses que no lo sabes hacer, porque al principio la mente es un no parar, continúa y todo se irá calmando poco a poco. No busques la perfección.

Relájate, observando las sensaciones de tensión o dolor del cuerpo, con el ejercicio de Prestar atención a las tensiones del artículo Vamos a relajarnos, comenzando en primer lugar por la cara. Cuando la cara esboce un leve sonrisa, será más fácil la práctica.

Si logras relajar el cuerpo, comienza a respirar de forma natural, deja que el cuerpo respire como quiera y ahora presta atención a todas las sensaciones del cuerpo, desde la cabeza hasta los pies, yendo poco a poco, pasando por todas partes. Simplemente observas las sensaciones, no tienes que pensar nada a cerca de ellas. Muy importante: no tienes que rechazar las sensaciones desagradables ni quererte quedar en las agradables. También te das cuenta de los muchas partes del cuerpo donde no tienes sensaciones agradables ni desagradables, y también te vas parando ahí para observar ese tipo de sensación.

La forma que tiene el cuerpo, o mejor dicho la mente subconsciente, de comunicarse con la mente consciente es a través de las sensaciones, y esa comunicación abierta y sincera es la manera más eficaz de curarnos y de superar cualquier trauma del pasado. Todo está en las sensaciones. Esta comunicación, (basada en la práctica Vipassana del budismo) junto a la posturas de Zhan Zhuang pueden liberar cualquier obstrucción en la energía del cuerpo.

Puedes sustituir la práctica de atención al cuerpo o continuar después, si tu práctica es muy larga, dejando tu atención en el dantien inferior (tres dedos debajo del ombligo), es otra forma de comunicación cuerpo-mente, en este caso los ojos deben de estar abiertos dejando la vista fija en un punto pero sin mirar nada, la mente está en el dantien no en el exterior.

Algunos maestros sólo te dicen que estés en la postura y nada más, en ese caso puedes oír música para que el ejercicio no se te haga tan largo. Otros maestros te dicen que mientras estás en la postura tienes que hacer respiraciones profundas o algún tipo de visualización del recorrido de la energía. Yo creo que poner atención a las sensaciones es más curativo física y mentalmente.

Merece la pena dedicar un tiempo al día a practicar estos ejercicios, sobre todo si te sientes cansado de forma habitual.

 


BIBLIOGRAFIA:

Este artículo está basado en el libro del Maestro Lam Kam Chuen, "CHI KUNG El camino de la energía. El arte chino de la fuerza interna". Y en la práctica de Vipassana.


Visto 1291 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Autora

  • Monitora de Chi Kung para la salud.…

Buscar en el blog

Artículos

Suscribirse

Introduce tu dirección de correo para recibir los últimos artículos publicados:

 

Síguenos


Dragon comentarios bienvenida


En "El camino del dragón" utilizamos cookies para mejorar la navegación por el blog. Para más información sobre las cookies pulsar en el siguiente enlace Saber más.

Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. Aceptar